top of page

Las comparaciones son odiosas

¿No es cierto?


¿Verdad que cuando éramos pequeños odiábamos que nos comparasen?

Las comparaciones son odiosas porque, cada uno somos, simplemente, únicos, con nuestros defectos y nuestras fortalezas.


Eso mismo pasa a todos los niveles y, en fotografía, ¡ya ni te cuento!


Tendemos a creer que todas las sesiones de fotografía son exactamente igual, sea cual sea el producto, lo que incluya el servicio o, simplemente, el fotógrafo que la realice.


Cada sesión es diferente y hay tantos fotógrafos como servicios fotográficos disponibles para todos los gustos y todos los bolsillos. Pero tenemos que ser conscientes de que no todos son iguales.



Fuente: Canva


Recuerdo una amiga muy disgustada con el resultado de sus fotos de boda. Yo le había aconsejado contratar al fotógrafo A (que yo considero muy bueno) y a ella le pareció muy caro, aunque estaba enamorada de sus fotos.


Evidentemente, el resultado que obtuvo, por un presupuesto 3 veces menor, no fue ni parecido a lo que ella buscaba.


Cuando el fotógrafo A (el más caro) dedica muchísimas horas a preparar la sesión, lleva ayudantes, pasa casi un mes escogiendo y editando las fotos y termina preparando un álbum de ensueño para los novios, el fotógrafo B (el más económico) se limita a realizar la sesión, hacer una edición rápida de todas y enviárselas sin apenas retocar ni eliminar las menos buenas.


Esto no significa que uno sea mejor que otro. Sencillamente, el servicio es distinto, lo que cubre uno y otro no tiene nada que ver. No por ser sesión de fotos de boda significa que sean iguales.


No se puede cobrar lo que cobra B por el servicio de lo que da A.


El fotógrafo B se está adecuando a un nicho de mercado que busca opciones más económicas y busca tener más clientes con un presupuesto más limitado. Dentro de eso, les proporcionará el mejor servicio posible.


El fotógrafo A, prefiere enfocarse en la calidad. No le importa tener menos clientes, dedicarles más tiempo, pero ofrecerles un servicio prémium con un producto (álbum) de alta calidad.



Fuente: Canva


En resumen, al igual que hay restaurantes u hoteles para todo tipo de bolsillos y no tienen nada que ver unos con otros, también existen diferentes tipos de sesiones fotográficas y no tienen nada que ver unas con otras.


En una sesión de fotos profesional son muchas las variantes que pueden influir en el precio (calidad del servicio, calidad del producto, preparación, equipo utilizado, tiempo de edición, alquiler de estudio, experiencia y conocimientos del fotógrafo, etc)


Decide qué es lo que buscas, mira opciones, ajústate a un presupuesto y, en función de eso, decide.


Eso sí, no podemos exigir calidad de A cuando estamos pagando por B. ¡Las comparaciones son odiosas!




Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page