top of page

No importa el dónde sino el cómo

Y, sobre todo… ¡La Luz!


Si me sigues en Instagram, verías que publiqué alguna foto de esta sesión en la que contaba las peripecias que tuvimos que hacer para poder llevarla a cabo.





Esta sesión fue con mi hermano Javi. Necesitaba unas fotografías para su página web y me pidió que se las hiciera. El problema que tenemos es que yo vivo en Madrid y él en Amsterdam aunque trabaja en Londres (¡Sí, así de cosmopolita es!). Teníamos pocos días en los que coincidíamos en Cuenca este verano, así que acordamos realizar la sesión allí.


Como, en principio, la sesión se iba a llevar a cabo con luz natural y en el exterior, solo llevé un flash de mano y un paraguas reflector por si, en caso de necesitarlo, fuese necesario un extra de luz de relleno.


¡Menos mal que lo llevaba! La cuestión es que, el último día que coincidíamos y que habíamos fijado para realizar la sesión, comenzó a diluviar y no paró en todo el día. Le dije, “tranquilo, vamos a ver qué podemos hacer con lo que tenemos”.


El interior de la casa familiar quedó descartado por tener todas las habitaciones pintadas de colores que no le iban bien a la sesión que buscábamos. Necesitábamos blanco, colores neutros. Teníamos que recrear el ambiente de un despacho profesional.


Única opción válida,… una bodega que tiene mi madre donde está el depósito de fuel y unos muebles que guarda allí. Es un espacio pequeño y de techos muy bajos. Sin embargo, lo positivo es que tiene las paredes blancas y un armario librería también blanco que nos hizo la función.






Buscamos un tablero viejo que utilizamos como mesa. Un cubre canapé blanco arrugado nos sirvió para cubrir el tablero (tuve que plancharlo un poco en Photoshop, todo sea dicho de paso).


Ya solo quedaba disposición y buen humor para que la sesión saliera perfecta.


Con los elementos de los que disponíamos y un flash de mano con un paraguas difusor, conseguimos recrear el ambiente y luz de un despacho profesional.









Como veis, no siempre tenemos un estudio a nuestra medida, lo importante es sacar el máximo provecho de las circunstancias y elementos que tenemos a nuestra disposición.


Lo más importante en una sesión de imagen de marca es estudiar bien el perfil de la persona, su negocio y lo que quiere transmitir a través de esas fotografías. Mi hermano es un coach especializado en niños y adolescentes, quería transmitir cercanía, naturalidad y, sobre todo, verse él reflejado en esas fotografías. Creo que lo conseguimos y, además, nos reímos mucho.


Y tú, ¿estás pensando en darle un impulso a tu negocio y necesitas unas fotografías de imagen de marca profesional? Si es así, llámanos y estaremos encantados de estudiar tu perfil y asesorarte en todo lo que necesites.

Commentaires


bottom of page