top of page

¿Tienes algún retrato tuyo del que realmente estés enamorada?

Cuando descubrí la fotografía de retrato fue como un flechazo a primera vista. La posibilidad de ofrecer retratos maravillosos de los que alguien se sintiera verdaderamente orgullosa, no dejar que la fotografía móvil nos haga olvidar que un retrato impreso y bien estudiado será un legado para nuestros familiares.

Desde entonces, no he parado de formarme con los mejores fotógrafos y academias, la mayoría de ellos ubicados en EEUU. Me he empapado de cursos sobre fotografía de retrato, iluminación, posado… Crecer como fotógrafa y ofrecer a las mujeres la posibilidad de disfrutar de una experiencia única y de un buen retrato del que sentirse orgullosa, se ha convertido en mi obsesión.

Si algo he aprendido en todo este tiempo es que la mujer es bella por naturaleza, independientemente de su edad, si tiene curvas o, por el contrario, es demasiado delgada. Cada mujer es única. Lo importante es sentirnos bien en nuestra piel y transmitirlo a los demás, cuidarse y sacarse el máximo partido.

 

Una mujer segura de sí misma se come el mundo. 

La fotografía y un buen retrato del cual te sientas orgullosa, te recordará, cada día, lo bella que eres y lo importante que es cuidarse, en primer lugar por ti misma y también para la gente que quieres. 

​En algún momento, nosotros, nuestros hijos, amigos, pareja, etc, buscaremos un retrato nuestro. Ofréceles uno del que realmente te sientas orgullosa. ¡No dejes de existir en un retrato para los tuyos!

​Tú, busca un hueco para ti, lo demás, déjalo en nuestras manos, nos ocuparemos de todo. Olvídate de si eres o no fotogénico, de eso nos ocupamos nosotros

_edited.png
bottom of page